27 Tarde

por Sandra Hernández

El reloj del tablero me recuerda que voy tarde. Las cuentas no me salen por más que intento hacerlas cuadrar: ¿qué demonios he hecho con los minutos esta mañana?

Otra luz roja, ahora es oficial: la única manera de que llegue a tiempo es teletransportándome. Con un suspiro decido calmarme. Me quito los guantes y el gorro y miro de reojo en el espejo solo para comprobar que mi cabellera también es un caos. Enciendo la radio pensando que debí hacerme un chignon. Nieva del otro lado del parabrisas y me sorprende descubrir que hoy la nieve me parece chocante, casi anormal.  El semáforo se pone verde pero yo permanezco inmóvil, paralizada. El bocinazo del auto de atrás me obliga a reaccionar. Piso insegura el acelerador, avanzo lentamente. De golpe, el paisaje cotidiano me es completamente ajeno: todo es monocromo, nada que ver con jacarandas y buganvilias. El termómetro indica -16ºC y entonces me pregunto qué hago aquí mientras de fondo Lady Gaga canta I want your love, love-love-love, I want your love…

Un semáforo más, rojo otra vez . Sé que voy tarde, pero ahora no sé a dónde voy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *