35 El ascenso

por Frank Dimas Fuentes

Atravesando el pasillo rumbo a su oficina, escucha la palabra reptil y comprende que se refieren a su persona. Que angustia, que desazón la impiedad de esta palabra; sabe que por su contenido genérico, puede ser cualquier tipo de reptil, porque se arrastra simplemente. Siente que tal descubrimiento más bien lo nutre para mayores empresas de oficinas ministeriales y de embajadas. Tanto lo  conmueve el orgullo, que puede hasta disimular los resquicios de venganza contra sus burladores.

Ahora que tiene mostrar algún talento, el ascenso se le hace tan difícil como el de los alpinistas, se aferra por aquí, resbala por allá. Otro tanto se arrastra.