1 Nagari #2 Miami: Arte en construcción

...En Miami el amor suele ser el rescoldo

que aún late tras el desgaste de la frivolidad y la erosión de la rutina calcinante.

Roberto Savino 

¿Cómo se construye una ciudad?: ¿por caprichos de una élite? ¿por una comunidad que se alimenta del exilio? ¿por todos aquellos que se han desplazado bajo la ilusión de un mayor bienestar económico? ¿a punta de machete, bajo los hombros de un bahamense?

Desde su nacimiento Nagari ha buscado dar respuesta a estas preguntas que surgen de un mundo globalizado donde aparentemente el lugar de residencia ha visto menoscabada su relevancia. Sin embargo la geografía donde se mueven las comunidades dan lugar a estereotipos que el extranjero se apresura a emplear para establecer el referente del horizonte que contempla y el suelo que pisa.

En una sociedad volátil que se antoja (y es) desarraigada  ¿cómo y quiénes  establecen los puentes que le puedan dar cohesión a una ciudad como lo es Miami?

Apostamos a las letras y artes visuales para establecer  lazos de unión.

Esta entrega de nuestra revista hace una crítica-homenaje a la ciudad que la vio nacer.

Los textos que la habitan no buscan la mirada auto-complaciente de un bañista que se admira al espejo antes de lucir su cuerpo en público. Hacemos un recorrido en estas páginas del otro Miami, el que no aparece en las postales de turistas.

Aún cuando no eliminamos la presencia de sus atardeceres rosados, la luz que ésta refleja realiza un mapeo de la actividad creadora de nuestra ciudad desde la poesía marginal del desaparecido escritor cubano Esteban Luis Cárdenas, la labor dramatúrgica  de Mario Diament (cuyo trabajo se favorece por la ausencia de obligaciones que Miami le impone), hasta la ironía de los textos de Judith Ghashgahie.

En el imaginario colectivo la frivolidad miamiense no deja ver esta labor creativa.

En una ciudad donde las condiciones climáticas nos previenen de tomar las plazas públicas para la convivencia, el intercambio de ideas y las expresiones artísticas  como quizás Gustavo Acosta nos muestra en su obra visual, este número de Nagari exhibe a Miami, citando nuestra  editorial de Nagari #0:

como ficción por/para la ciudad que quisiéramos habitar.

Esperando que no se cumpla la profecía de Santiago Juan-Navarro en su ensayo el arte de las ruinas circulares:

ya no serán las ruinas acaso las que evoquen nostálgicamente un pasado esplendoroso,  sino el vacuo esplendor del presente el que nos haga evocar nostálgicamente sus ruinas.

Nagari busca que en Miami las artes y las letras no pasen a  ser la promesa de un lecho que tenga domicilio en otra parte.